Buscar este blog

domingo, 29 de mayo de 2011

Penelope

Penélope,con su bolso de piel marróny sus zapatos de tacóny su vestido de domingo.Penélopese sienta en un banco en el andény espera que llegue el primer trenmeneando el abanico.Dicen en el puebloque un caminante parósu relojuna tarde de primavera."Adiós amor míono me llores, volveréantes quede los sauces caigan las hojas.Piensa en mívolveré a por ti..."Pobre infelizse paró tu reloj infantiluna tarde plomiza de abrilcuando se fue tu amante.Se marchitóen tu huerto hasta la última flor.No hay un sauce en la calle Mayorpara Penélope.Penélope,tristes a fuerza de esperar,sus ojos, parecen brillarsi un tren silba a lo lejos.Penélopeuno tras otro los ve pasar,mira sus caras, les oye hablar,para ella son muñecos.Dicen en el puebloque el caminante volvió.La encontróen su banco de pino verde.La llamó: "Penélopemi amante fiel, mi paz,deja yade tejer sueños en tu mente,mírame,soy tu amor, regresé".Le sonriócon los ojos llenitos de ayer,no era así su cara ni su piel."Tú no eres quien yo espero".Y se quedócon el bolso de piel marróny sus zapatitos de tacónsentada en la estación.

jueves, 19 de mayo de 2011

David en Civitavecchia - MR FITNESS MODEL OF THE WORLD 2009, 2010 & 2011



Mi amigo David, en nuestra sesión de fotos en Civitavecchia, puerto de Roma. Tantos fueron los cambios de ropa que llevamos que pensaron que queríamos escaparnos del barco en el que trabajamos y quedarnos a vivir en Italia, como había sucedido con unos filipinos días atrás.
Orgullo de mi amigo, un talento que aún no ha sido explotado lo suficiente, bailarín excelente, atleta eximio y persona maravillosa con la humildad de los grandes. Bello por dentro y por fuera.

martes, 10 de mayo de 2011

Los eBook llegaron a la 37ª Feria del Libro

La feria del libro está cambiando al ritmo de los tiempos modernos y las nuevas tecnologías.
La industria editorial intenta volcarse poco a poco a la creación de libros digitales, los famosos eBooks. En la feria este año hay por lo menos 4 stands que intentan persuadir al lector a pasarse a esta nueva modalidad.
Hacer un eBook cuesta un promedio de 0.50 centavos de dólar (2 pesos argentinos) mientras que un libro de papel cuesta entre 3.50 y 5 dólares, lo que equivale hoy a 14 y 20 pesos argentinos aproximadamente. Claramente, es este un dato muy importante para las empresas editoriales.
Uno de los factores que influirán en este cambio tan radical en las costumbres del público lector es facilitar cada vez más los formatos, así como mostrarlos accesibles a la mayoría.

Consultando a quienes trataban de hacerse un lugar en el stand de Intel, un espacio de lectura digital en el pabellón azul de la feria, se escuchaban opiniones encontradas. Los más jóvenes parecían entusiasmados con las novedades, pero la gran mayoría de los presentes dijeron que no se sentían tan cómodos como con los tradicionales libros de papel.

Un tema a tener en cuenta para Ignacio Martinez, de la editorial Norma es: “evitar la piratería”. No hay que olvidar que es un fantasma al que ya se enfrentan las grandes empresas. “Este es un tema que preocupa a la industria de la música y del cine desde hace muchos años, hoy por hoy, nos toca a nosotros”, dijo Martinez.




Es complicado imaginar que los consumidores de libros tradicionales acepten por completo esta nueva forma de leer. Es verdad que existen muchas ventajas: el peso, el poco lugar que ocupan, un precio más bajo, la facilidad para transportarlos y tenerlos siempre al alcance de un click... pero hay que admitir que pierde un poco el romanticismo, el olor a un libro nuevo, el paso de un libro de padres a hijos... libros ajados y tal vez con alguna escritura de antaño, libros que nos transportan en el tiempo y nos acercan recuerdos y afectos. Sin embargo, las nuevas generaciones, seguramente crearán sus propias costumbres y tradiciones.

Probablemente en algunos años más habrá menos libros en papel, que se guardarán casi como reliquias, pero seguramente seguirán existiendo soportando estoicamente el avance de la tecnología.

Benjamín Padro presentó su libro “Romper una Canción” en Clásica y Moderna


El escritor español Benjamín Prado presentó hace un año "Romper una Canción", basado en su viaje a Praga junto al cantautor Joaquín Sabina, en Clásica y Moderna por donde ya han pasado reconocidas personalidades de la cultura. Prado, escritor y mejor amigo de Joaquín Sabina, llegó a este mítico lugar de la ciudad de Buenos Aires enfundado en su campera de jean y con una sonrisa picara en el rostro a contarnos como había sido forjado este libro que relata las aventuras vividas junto a Joaquín en Praga mientras escribían las canciones de "Vinagre y Rosas", otra obra maestra del poeta de Úbeda. Puntual, se sentó en una mesa cercana a la puerta. Gracias a esas raras casualidades, estaba yo esperando a mi mamá y leyendo justamente "Romper una Canción", libro que acababa de comprar en Clásica. Hacia ya tiempo que quería ir con ella a ese lugar, desde chica la escuchaba hablando de cuántas veces iban cuándo jóvenes con su gran amiga Beatríz. Conversaban y reían entre libros, veían espectáculos interesantes, asistían a charlas de escritores. Debo admitir que me ganó mi cholula interior (no soy cholula, nunca fui... pero Joaquín y todo relacionado con él me supera), pues me acerqué, me presenté y le pedí que lo autografiara, cosa que hizo en medio de risas y agregando un dibujo del Maestro Sabina con bombín y guitarra. En medio de la presentación, que se realizó en un ambiente informal, afable y lleno de guiños cómplices al público presente, hubo muchas canciones, cuentos locos acerca de Joaquín y anécdotas de viaje. Una noche mágica que cerró con un buen tinto a la salud de estos dos grandes artistas españoles y un Benja (a esta altura ya es Benja) acercándose a nuestra mesa: "Recién me llamó. El flaco está en México ahora, dice que ya quiere llegar a Buenos Aires".

domingo, 1 de mayo de 2011

AEP / POA

En mi viaje de ida a Porto Alegre no todo salió como pensábamos... primero... llamamos a la azafata que nunca jamás pareció haber percibido la lucecita roja titilando sobre nuestras cabezas... por suerte era solo una manta que quería y nada demasiadoooo urgente. Igual manta.. claro, no había.
El cortisimo vuelo a POA continuó con un brunch... perfecto, no pretendemos más que un poco de pan con jamón y queso.. es un viaje realmente muy rápido... pero, una pregunta: ¿Para que la taza azul de plástico con azúcar y crema.. palito para revolver... si no hay café... tampoco té? Igual era complicado, lamentablemente estaba sentada en la salida de emergencia, la mesita no funcionaba porque estaba trabada dentro del apoyabrazos de la fila de adelante. La azafata, no se esforzó demasiado... me dijo "Pasate adelante"... bueh....
Las vacaciones fueron geniales pero a la vuelta... 
Cansada me dormí... me desperte porque se cayó el apoyabrazos, por suerte me encantá volar, no tengo pánico, ni nada.. pero... y si fuera mi tía Sara que viajaba? Con 80 años muy bien llevados, sin muchas millas voladas en su haber... me imagino que hubiera llevado un buen susto. Lo levanté del piso del pasillo y se lo alcancé a la azafata... era otra, pero la respuesta fue la misma: "pasate adelante"... bueh...
Dormí otra vez, tengo el sueño fácil... me desperté cuando estábamos iniciando el descenso... "Sres. pasajeros, ¡les damos la bienvenida a Buenos Aires! Estamos iniciando el descenso al aeropuerto Jorge Newbery... al aeropuerto Jorge Newbery, JORGE NEWBERY..." ¿ Jorge Newbery? que raro... todos nos mirabamos sorprendidos... yo, resignada a esta altura... volví a escucharlo en inglés: "Jorge Newbery, we are about to land at JORGE NEWBERRY´s airport..." 
Despues de unos instantes otra vez el microfonito: "¡¡¡EZEIZA, EZEIZA!!!"
Bajé confundida, medio dormida todavía... ¿lo habré soñado?